Guía de equipación básica para runners novatos: ropa, calzado y complementos

Oct 10, 2019

¿Os estáis iniciando en el mundo del running y no sabéis muy bien cómo equiparos para ello? Lo más fácil sería pensar que cualquier camiseta, pantalón o zapatillas de deporte son buenas para un novato, pero no es así. Ya sea por razones estéticas o por cuestiones de salud, será mejor que cuidéis un poco lo que os ponéis antes de salir a entrenar.


No es cuestión de dejarse llevar por las últimas modas y tendencias en colores, ni de gastarse un dineral en un hobby que tampoco sabemos si nos terminará de convencer. Es más una cuestión de tejidos, cortes y comodidad. Todos estos aspectos son fundamentales para una correcta práctica de este deporte en el que las lesiones pueden estar a la orden del día si no los cuidáis. Pero vayamos paso a paso.


Por arriba: camiseta técnica

Aunque suene a complemento 'pro', tranquilos porque las hay de múltiples calidades y no tienen por qué ser caras. Al principio podéis optar por camisetas sencillas pero eso sí, la clave es que esté hecha de poliéster, que no pese demasiado y que sea lo más transpirable posible. Recomendación, huid de las camisetas de algodón que tenéis por casa porque absorben el sudor y se volverán una carga pesada.


Aparte de eso, que sean de manga larga, manga corta o tirantes ya lo dejamos a gusto del consumidor. Pero tened en cuenta que abrigarse en exceso, por frío que haga fuera, no es una buena opción porque en cuanto el cuerpo rompa a sudar nuestra temperatura corporal subirá y las prensas nos empezarán a dar calor, una sensación muy molesta mientras se corre.  

Pantalones vs mallas

Si es por una cuestión de vergüenza, no pasa nada porque uséis pantalones holgados, siempre y cuando no sean de los chándal de toda la vida que tenemos olvidados en el fondo del armario. Con estos pasa igual que con las camisetas de algodón, dan mucho calor y os harán sudar mucho, una combinación mortífera para todo buen runner que se precie. Dentro de la categoría de pantalones, lo mejor es decantarse por tejidos como el Climalite que proporciona un control óptimo del sudor.  


[¿Vas a empezar con el running? Diez consejos clave para correr bien]


Cuanto más confort y menos restricciones ofrezca una prenda, mejor será su rendimiento. Por eso los tejidos ligeros y las cinturillas anchas y sin costuras son las mejores. Si encontráis unos en los que los ajustes sean excelentes, permitan la transpiración y faciliten la libertad de movimientos, no os lo penséis. A por ellos.


Pero las mallas también son una buena opción. Son cómodas, flexibles y mantienen mejor el calor en las piernas (dependiendo del grosor, factor a tener en cuenta), y en determinadas épocas del año es importante llevar las rodillas cubiertas. Así que aquí os tocará a vosotros elegir con cuál os sentís mejor.



Calcetines, pequeños pero matones

Pueden ser los grandes olvidados, pero desde ya vamos a darles el lugar que se merecen. Si hablamos de running, todo aquello que ayude al cuidado de los pies es fundamental. Así que desde ya apuntad que mejor usar calcetines técnicos específicos para correr. Salvo que uséis calzado de montaña, es preferible que no sean muy gruesos porque, una vez más, evitarás que sudes en demasía.


La opción de las medias de compresión, tan de moda últimamente, es más recomendable si hacéis carrera de resistencia, pero hay quién las usa también para entrenamientos más cortos. Permiten que más sangre y oxígeno lleguen al músculo y que una mayor cantidad de sustancias de desecho sean eliminadas, pero esto ya son palabras mayores y mejor dejarlas para cuando seáis unos corredores más experimentados.  


La prenda estrella: las zapatillas

En este punto es en el que sí debemos hacer una buena inversión y no solo económica, también de tiempo. Queda prohibido comprarse las primeras que veáis o las más bonitas a la vista. Adquirir un calzado deportivo adecuado es básico para correr con garantías, evitar lesiones y no abandonar la práctica antes de tiempo.

Siendo principiantes lo mejor es optar por el asesoramiento de un experto. Deberéis decirle qué tipo de corredores sois, qué tipo de entrenamientos hacéis detallando el número de kilómetros, en qué tiempos os movéis y hasta dónde queréis llegar. Con estos datos unidos al análisis de vuestra pisada os recomendarán cuál es la mejor compra en cada caso. Quizás resulten un poco más caras de lo esperado, pero recordad que de ellas depende el que evitéis posteriores lesiones.


[¿Cuándo ha llegado la hora de cambiar tus zapatillas de 'running'?]


Y por último pero no menos importante...

Toca hablar de ropa interior y especialmente de la femenina, porque los chicos, con determinadas prendas, pueden incluso prescindir de ella. En este caso sí se recomienda cambiar vuestro sujetador habitual por uno deportivo mejor preparado. No es obligatorio, pero si lo probáis seguro que notáis la diferencia. La sujeción que se consigue no es la misma por lo que las molestias se reducen.

4030
415